Publicado el 03.07.2002 - Elena Gracia. Zaragoza

Daniel Belanche: "Impresiona oír que hay niños que viven con miedo al secuestro"

 

 

El turolense Daniel Belanche recordó ayer su experiencia en el Foro de la Infancia celebrado por Naciones Unidas.

Fotógrafo: Carmen Ripollés
Marcelino Iglesias recibió a Daniel Belanche en su despacho



"Siempre me ha gustado participar. Soy delegado desde que nadie quiere serlo en mi clase, pero lo que he aprendido ahora es a escuchar más que a hablar". Daniel Belanche desprende la misma energía que hace un mes y medio, pero sus ojos ven la vida de otra manera. Todo, desde que participó en el Foro de la Infancia que organizó Naciones Unidas en los días previos a la Asamblea General de la ONU en Nueva York -del 3 al 11 de mayo-, una experiencia que ayer narró arropado por Mercedes Díez, presidenta de UNICEF Aragón.

A sus 17 años recién cumplidos, este joven turolense de Villahermosa del Campo mezcla las impresiones de un viaje irrepetible con las que le ha aportado compartir ideas y proyectos, para mejorar la calidad de la infancia del mundo, junto con otros 370 niños de todo el planeta. "Nos hemos dado cuenta -habla en plural por Mirella, la otra joven española que acudió al Foro de la ONU- de las diferentes necesidades que existen en cada país. Hay niños que piden agua potable, comida o una sanidad digna, mientras otros incidimos en la importancia de la educación, porque si no, no se puede combatir ni el SIDA, ni las guerras ni conocer los derechos de cada uno".

Todas estas peticiones y debates se realizaron en tres días y, para ello, se crearon ocho grupos de trabajo, en función de los asuntos de máxima prioridad: salud, educación, explotación sexual y de trabajo, VIH SIDA, conflictos armados, participación de la infancia, pobreza y medio ambiente. "Estuve en el grupo de conflictos armados y oír la experiencia de la gente impresiona mucho, escuchar que hay niños que viven con el miedo a las guerrillas y los secuestros, que no van a la escuela porque sus padres tienen que salir corriendo de sus casas o que ponen bombas en los colegios. Los niños también están involucrados en la guerra aunque no quieran. Que te lo cuenten al oído -con la traducción simultánea- no es lo mismo que verlo en las noticias", confiesa Daniel.

Después de tres días de debate, combinados con las obligadas visitas al Empire State, la Zona Cero o Manhattan, Daniel tuvo la suerte de ser uno de los pocos jóvenes que pudo asistir de observador a la Asamblea General de Naciones Unidas, para "controlar" que se tratara lo expuesto en el Foro Infantil.

Ahora queda esperar a la próxima Asamblea de la ONU, en principio en diez años, para ver todo lo que se ha cumplido. Mientras, Daniel sólo piensa en todo el trabajo que le queda por hacer.. y en lo alta que es la reina Sofía, con la que conversó diez minutos, el "wellcome" que le dijo a Nelson Mandela y el humo de las calles de Nueva York.

 

 

Del Estudiante - Mónica Fuentes

 

"Estoy orgulloso"

Entrevista con Daniel Belanche, representante español en la Sesión Especial de la ONU sobre los Derechos de la Infancia

Eres uno de los dos representantes españoles en la sesión especial de la Asamblea de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Infancia que se celebra en Nueva York. Cuéntanos cómo has conseguido alcanzar ese privilegio.

Todo empezó el curso pasado. Estudio en el IES Comunidad de Daroca, aunque soy de Villahermosa del Campo, y en el instituto decidimos participar en una actividad relacionada con los derechos de los niños, para lo que pedimos información a la DGA y a Unicef. Participamos en un foro nacional en Cádiz, en el que nos seleccionaron.

¿Qué vais a reivindicar ante la ONU?

Es la primera vez que nos van a dejan opinar a los menores de edad y estoy orgulloso de poder estar entre ellos. Seremos unos 400 estudiantes. Vamos a pedir más participación en la toma de decisiones. Sobre todo, nos preocupa la situación que atraviesan los países en vías de desarrollo. Cada día mueren 25.000 niños, pero es tan habitual que deja de ser noticias. Hay problemas en la educación, el sida avanza.

¿Por qué crees que no se resuelven estos problemas?

Se dicen muchas cosas que luego no se cumplen. Nosotros queremos que los países más ricos ayuden a los más pobres.

¿Te da miedo volar a Nueva York?

¡Qué va! Me hace mucha ilusión poder pasar allí diez de días defendiendo nuestros derechos.

 

  Publicado el 02.05.2002

 

El día 8 comienza la Asamblea General de la ONU, que estaba prevista para el pasado 19 de septiembre. Se trata de la primera vez que incluye un foro infantil, y el turolense Daniel Belanche participará en él.

Elena Gracia. Zaragoza

"EEUU debe implicarse más en la defensa de la infancia"

 

Daniel Belanche se ha enredado de verdad. A sus 16 años, este joven turolense de Villahermosa del Campo se encuentra sobrevolando el océano Atlántico para aterrizar en Nueva York. Allí, junto con la leridana Mirella Castillón, serán los únicos españoles que participen en el primer foro infantil de la Asamblea General de Naciones Unidas, que comienza el 8 de mayo y que congregará a otros 400 niños.

 

Cuénteme ¿cómo se metió en este lío?

Todo empezó en el instituto. El director nos trajo información sobre la situación de los niños en el mundo y nos pusimos a trabajar. Organizamos un taller todos los jueves por la tarde para reunirnos dos grupos, uno de mayores y otro de más pequeños, y unos días nos conectábamos a Internet, a la página web de UNICEF "Enrédate", que es especial para los niños y tiene información y ágoras; otros días votábamos los derechos de los niños y opinábamos cuáles son más importantes y cuáles hacían más falta en nuestra comunidad o en nuestros pueblos; y otros días organizábamos actividades.

 

Y de ahí al foro de Cádiz

Sí, el verano pasado se organizó allí un foro entre UNICEF España y el Ministerio de Asuntos Sociales. Yo fui elegido para ir allí de entre mis compañeros del instituto de Daroca y de Monreal del Campo. Estuvimos en Cádiz contando lo que habíamos hecho en nuestro instituto y elaboramos un manifiesto. Entonces votamos y salí elegido para ir a la Asamblea de la ONU.

 

¿Esperaba salir elegido?

No. Tuvimos que hacer un discurso para convencer a los demás de que te votaran, como los políticos, y yo dije que estaba contento porque era una oportunidad de conocer mundo y gente de otros países. Estar en Nueva York con 16 años me deja contento y, por supuesto, también se trata de ayudar al movimiento mundial en favor de la infancia.

 

¿No le parece mucha responsabilidad representar tantas voces?

Sí que es responsabilidad, porque pienso que seguramente hay alguien que lo haría mejor que yo, pero creo que lo haré todo lo mejor que pueda.

 

¿Cómo se ha preparado desde el momento en que supo que iría al foro juvenil de la ONU?

Leyéndome todos los papeles que me han mandado, porque tenía que saber que la Asamblea se reúne cada diez años para repasar cómo están los derechos del niño, para ver si se cumplen o no y si los proyectos se llevan a cabo, porque se dice mucho y no se hace tanto. Todos los países dicen que dan el 0,7% a los países pobres y España sólo da el 0,4%, y es de los que más da.

 

Desde que se ha involucrado en esto, ¿se ha dado cuenta de la verdadera realidad?

Sí, aunque tampoco lo vivimos aquí en primera persona. En España no tenemos necesidades que tienen en los países en desarrollo. Lo importante es conseguir que se cumplan los derechos básicos, como el de la vida, la sanidad, la educación y otros que parece que no se nombran pero también existen, como el derecho a la madre o a la participación. Si a una persona le quitas la voz no se puede expresar por sí misma.

 

¿Qué dice el manifiesto que van a llevar a la ONU?

Está resumido en tres apartados. Uno relativo a la difusión de los derechos de la infancia, por parte de los gobiernos y de los medios de comunicación. Porque, si no es así, nosotros nos lo guisamos y nosotros nos lo comemos. Son derechos como la igualdad, la educación, el juego, porque, por ejemplo, en mi pueblo el derecho a juego no se da, estamos tan pocos chicos que no se puede jugar al fútbol ni a las cartas. En la radio de Daroca me preguntaron qué pediría para mi pueblo y dije que reclamaba este derecho. Hay un montón de derechos que exigir, que ya firmaron en su momento todos los países menos Estados Unidos y Somalia. Por eso en este foro queremos pedir, entre otras cosas, que Estados Unidos se implique como primera potencia mundial que es.

 

Se habla del derecho básico a la educación, que no todos los niños disfrutan, ¿se da cuenta de su relevancia?

Sí, por ejemplo en España, con los problemas que se comentan ahora del alcohol creo que la clave está en la educación de los padres a los hijos.

 

Y el derecho a asuntos como la sanidad o el agua

Aquí hay agua en cualquier lugar, en los países pobres llega antes la coca-cola que el agua.

 

¿Cómo definiría su infancia?

Muy buena. De lo único que me quejo es de tener que irme de casa con 11 años. En mi pueblo no hay escuela ni instituto. Le pasa a mucha gente pero, como le dije a mi madre, me voy de casa para siempre. Sólo vuelves los fines de semana y el verano.

 

 14 Septiembre 2001

 

Un turolense representa a la juventud española ante la ONU

 

Daniel Belanche, de 16 años, es uno de los dos representantes de la Infancia y la Juventud en la delegación española ante la Sesión Especial de Naciones Unidas. Este sábado debía viajar a Nueva York para participar en el Foro de la Infancia y, de momento, ha tenido que suspender su viaje por los atentados en Estados Unidos.

Este joven, natural de Villahermosa del Campo, considera es esencial que los derechos del niño se publiciten en todo el mundo, «porque yo tampoco los conocía antes entrar a forma parte de este proyecto», confiesa.

Daniel se siente «afortunado» e intenta concienciar a sus amigos de la situación de miles de niños en todo el mundo, «pero parece que lo que pasa todos los días no es noticia», se entristece.

«Hoy pides 20 millones para hacer una piscina y a lo mejor te lo dan. Con ese dinero se podría salvar a 2.000 niños, pero nadie piensa en eso», se lamenta.

 

El Foro Mundial de la Infancia de Nueva York, aplazado

 

 

Ayer estaba prevista la presentación del informe del Estado Mundial de la Infancia 2002 de UNICEF simultáneamente en varias ciudades del mundo, entre ellas Nueva York. La tragedia del martes la ha aplazado por tiempo indefinido.

 

Jesús María Alemany, director del seminario de Investigación para la Paz, recuerda que «el mundo se ha conmocionado, y con razón, porque han caído cuatro aviones de pasajeros en EE. UU. Pero cada día mueren 32.000 niños menores de 5 años por desnutrición o enfermedades evitables, como si a diario se arrojasen al vacío 100 aviones cargados de niños».

La representación española de la infancia y la juventud debía participar el próximo sábado, precisamente en Nueva York, en un Foro Mundial de Naciones Unidas donde los menores intercambiarán sus propuestas.

Daniel Belanche, un turolense de 16 años, es uno de los dos representantes españoles. Su manifiesto se centra en la difusión de los derechos de los niños a nivel mundial y la petición de ayuda internacional.

A Belanche también le preocupan los problemas de nuestro país y reclama atención para los disminuidos físicos y psíquicos y los inmigrantes. Además, «queremos que se subvencionen foros y organizaciones para que nosotros, los menores, también podamos participar para ayudar a otros jóvenes», afirma.


Situación crítica


UNICEF Aragón alerta, además, sobre la «situación crítica» de Guatemala, Honduras, Salvador y Nicaragua debido a la sequía.

La primera cosecha ya se ha perdido y, si no llegan ayudas, 1.300.000 de campesinos pueden perder sus cosechas y 250.000 niños pueden padecer desnutrición.

 

  14.09.2001

 

Un turolense de 16 años irá al foro de Unicef

 

Daniel Belanche será uno de los dos representantes españoles en Nueva York

El turolense de 16 años Daniel Belanche, uno de los dos menores que representarán a la infancia y la juventud de España en la sesión especial de las Naciones Unidas que estaba previsto celebrarse el próximo domingo en Nueva York, declaró ayer en Zaragoza que llevará un documento para promover la difusión de los derechos de los niños, a los que calificó como "un sector necesitado" en la población mundial.

Daniel Belanche, residente en Villahermosa del Campo, un municipio de la comarca de Calamocha con sólo tres menores en el censo, estudia en el instituto de Daroca, donde un trabajo con sus compañeros de curso fue seleccionado para un encuentro nacional de Unicef en San Fernando (Cádiz) a finales del pasado abril. Allí salió elegido para la asamblea mundial que revisará la Convención de los Derechos del Niño aprobada en 1989.

El joven representante español señaló ayer que junto a reivindicaciones básicas como "una ayuda internacional y urgente para los países pobres", se deben promover puntos centrados en la infancia europea como "que no tengamos que esperar a los 18 años para ser voluntarios", o la educación en valores en todas las áreas de la enseñanza, no sólo en sociales, para evitar ser víctimas de drogas o del consumismo de productos de marca.

Presentación. Daniel Belanche, al fondo, junto a Jesús María Alemany y a Mercedes Díez, ayer.
Foto:EDUARDO BAYONA

La presidenta del Comité Unicef de Aragón, María Mercedes Díez, declaró a su vez que se prepara en las Naciones Unidas "un recordatorio mundial a favor de la infancia para todo el año y en todo el mundo", aunque la sesión en Nueva York ha quedado aplazada. Gonzalo Vicente, técnico de Unicef que ha trabajado en Centroamérica aludió al atentado terrorista del martes en Nueva York y lo comparó con el "atentado terrorífico que se produce día a día en zonas deprimidas, donde los campesinos sufren hambrunas".

El director del Seminario de Investigación para la Paz, Jesús María Alemany dijo que había tenido una pesadilla: Los 32.000 niños menores de cinco años que mueren cada día en el mundo eran los pasajeros de un centenar de aviones que se iban estrellando sucesivamente en edificios, ante las pantallas.

Rosa Casado, asesora del Justicia de Aragón en temas de infancia recordó que el Justicia es el legítimo defensor de los derechos de los niños y que se suma al movimiento mundial

 

  17.09.2001

ROBERTO MIRANDA - Zaragoza



La Gente de Aragón


Tiene 16 años y es uno de los tres menores de edad censados en su pueblo, Villahermosa del Campo, en Teruel. Es uno de los dos españoles que estará en la sesión especial (aplazada por el atentado) a favor de la infancia convocada por la ONU, en Nueva York.


Daniel BELANCHE :

"A veces no se puede desarrollar el derecho a estar con los demás niños"

 

¿Cómo fuiste elegido para representar a España en la sesión de Unicef en las Naciones Unidas?

El comité de Unicef Aragón y la DGA comunicaron a los centros un proyecto a desarrollar con talleres, pruebas, reflexiones y juegos a favor de la infancia. Era como esos concursos que mandan de doscientos mil sitios a los institutos. Al director del mío, de Daroca, le gustó la idea, nos reunió en el gimnasio y nos lo contó. Al principio no nos apuntamos nadie.

¿Nadie se apuntaba?

Bueno, se apuntaron unas chicas y me animaron, porque habíamos trabajado con los ordenadores, con Internet, con los más pequeños... Al final nos juntamos los 24.

¿Al final, toda la clase?

Si. Empezamos con un juego: 20 en un rincón con cuatro folios y cuatro bolis para todos. En el otro lado, cuatro chicos, pero con 20 folios y 20 bolis para ellos solos. Se preparó un examen escrito: El nombre arriba. Y después las preguntas. Una suma. Era imposible. Allí pasándonos de un lugar a otro, que se nos caían las sillas. Porque los recursos los teníamos sin explotar.

Sobre todo, había una mala distribución de los materiales.

Comenzó un dictado con las palabras familia, educación... y otras, que no podíamos poner todos. Al corregirse el examen, muchos no teníamos ni nombre. La mayoría tampoco teníamos familia, ni educación...La mayoría no sabíamos sumar. Fue una buena prueba. El director presentó un buen trabajo. Y seleccionaron a nuestro instituto y al de Monreal del Campo para un encuentro nacional en San Fernando.

¿Los 24 fuisteis a San Fernando?

Fuimos dos de Daroca, una chica que se llama Yessica y yo y otros dos de Monreal. Allí nos juntamos 30, y elaboramos el manifiesto por la infancia.

¿Unos nuevos derechos del niño?

No. Lo que opinamos los menores de edad. Los derechos están escritos. Apelamos para que se difundan, que sea un tema de actualidad, que salga en los medios de comunicación, que se enseñe en las escuelas. Tenemos que hacernos escuchar. La difusión es lo más importante. Todas las revoluciones tienen que partir de uno mismo, del conocimiento de las cosas para poder hacer algo.

Elegido. Daniel Belanche es estudiante de BUP en Daroca.

Foto:EDUARDO BAYONA

 

¿Quién os eligió entre los 30 de San Fernando?

Nos elegimos nosotros mismos. Después de los debates hubo una primera eliminación de los que no querían ir a las Naciones Unidas o no les dejaban, o no llevaban bien el inglés... Quedamos unos 20 y cada uno hizo un discurso explicando por qué quería ir a Nueva York.

¿Cuáles eran tus razones para ir?

Primero, una buena experiencia personal, viajar, conocer gente...Y luego, la satisfacción personal de que además se ayuda a los niños, se impulsan sus derechos.

¿Qué harías por los niños de Teruel? ¿Cuántos sois en Villahermosa del Campo?

Actualmente estamos censados tres menores, dos chicas y yo.

¿Crees que hay derechos que no pueden ejercer los niños en algunos pueblos aragoneses?.

El problema que tienen es muy fuerte. Si los sacas para que se junten con más niños, se despegan de su pueblo, y de sus padres. Si los dejas en el pueblo, los tienes todo el día viajando. La solución pasaría por concentrar pueblos enteros. Pero eso es imposible.

¿Qué otros derechos se echan en falta?

Hay uno muy importante que es el derecho al juego y a estar con los demás niños y relacionarse. Muchas veces no se puede desarrollar ese derecho, aunque tengamos cubiertas la salud, la comida o la educación. A veces, también es difícil tener voz y participar.

¿Recordáis a los mayores que además de no maltratar a los niños, tampoco deben malcriarlos?.

Los niños son un sector de población que está necesitado. Habrá lugares en los que la educación debe eliminar el maltrato. En otros sitios se trabaja para dar voz a los niños, para que tengan más participación; en otros, que no se generen maleducados. Pero en países africanos son cientos de niños los que no tienen lo elemental y mueren. No sólo por hambre, también por el sida.

¿Cómo trabajar aquí por los menores?

Pues promoviendo una educación contra el tabaco, el alcohol, programas para menores implicados con la Justicia. Y creo que debe haber una educación en valores como respeto al medio ambiente, contra la intolerancia o el racismo que debe introducirse en todas las áreas. No sólo en las asignaturas de sociales, sino también en Lengua y en todas las asignaturas.

Vas a Nueva York en avión ¿no tienes miedo?

Si llega a ocurrir cuatro días más tarde esa catástrofe me pilla volando hacia Nueva York. Y a lo mejor visitando las torres, porque íbamos a hacer algo de turismo. El edificio donde nos vamos a reunir fue desalojado. Mis padres tienen un poco de miedo, es normal. Pero no me van a quitar. Y lo van a retrasar hasta finales de mes.